Fuera de Foco

Fuera de Foco es una sección de BAphoto donde la fotografía puede convertirse en otra cosa. Transmutarse, dejando a un lado cuestiones mediales o de soporte, así como convencionalismos, para enredarse con otras formalizaciones y otras prácticas artísticas, del sonido a la imagen en movimiento. Para esta edición, hemos partido de una cita de William Shakespeare. En concreto, hemos tomado una frase de Romeo y Julieta, a partir de la cual, más allá de la idea de tema cerrado o estructura, se dispone una suerte de trama o vínculo difuso entre cinco galerías y cinco artistas.

La idea es evidenciar una cierta fascinación que recorre la historia de la fotografía. La noche como ese lugar enigmático lleno de peligros y placeres, un lugar ansiado y, a la vez, temido, repleto de dolores y violencias. De las primeras placas y exposiciones de la fotografía del siglo XIX, todavía torpes en su cálculo de cuánta luz y cuánta oscuridad necesita una imagen para fijarse, a las escenas de crimen tomadas por Weegee, o las misteriosas composiciones de Brassai, fotografías en blanco y negro que bien podrían parecer escenas de una película noir o un thiller. Para llegar, a partir de mediados del siglo XX, a un tipo de fotografía más subjetiva, de lo íntimo y lo afectivo, en tanto que se fija en amantes y amigos, junto con los efectos que produce el paso del tiempo sobre el cuerpo, cuando no se acerca a personajes a la deriva, monstruosos, que suspenden las reglas de lo normal, una vez que la noche se impone como forma de vida.

Por supuesto, esto hace referencia a la fiesta, especialmente a aquella que continúa la noche cuando está de vuelta la luz y el día, trazando alianzas nocturnas que son para siempre. Pero también a un tipo de terror cósmico que nos recuerda el insignificante papel que protagoniza el ser humano en los misterios que envuelven al Universo y la Vida. Esto es, de qué manera vivimos en la oscuridad frente al imperio de la naturaleza.
En todo caso, se trata de tomar estas ideas como intuiciones posibles, no como algo estricto. Porque no aspiran a convertirse en un vínculo necesario para recorrer Fuera de foco. Se trata, más bien, de una serie de grietas o de una fuga. Algo que parte de un texto del siglo XVI, para acercarse a cómo las prácticas artísticas dejan constancia de un motivo que se sostiene en la historia. Me refiero a la atracción que sentimos por lo oculto, a cómo el deseo de poder y de saber nos arrastran a ciertas pasiones a veces no tan alegres, donde el dolor es una vía para estar en lo que se desea. Recuperando el título de un conocido estudio sobre Romeo y Julieta, The most excellent and lamentable tragedie.

   

Galerías

Galerías

Curador

Curador